Share this on FacebookGoogle+RedditEmailPrinter versionSend to Kindle

El fruto del Espíritu

Por
Forerunner, "Personal," febrero1998

La Santa Biblia

Antigua Versión de Casiodoro de Reina (1569)

Revisada por Cipriano de Valera (1602)

Otras Revisiones: 1862, 1909 y 1960

 Fue usada para esta traducción.

La elegancia peculiar de la Biblia en su escritura ha contribuido a que sea el libro más vendido del mundo década tras década. El autor divino, que posee la belleza de expresión más allá de incluso el mejor de los autores humanos, nos ha dado un pequeño destello de su altísimo genio en la majestad literaria de los Salmos, Isaías y los Hebreos. También nos muestra otra faceta de sus capacidades literarias simplemente declarados pero discernientemente, penetrantes y prácticos puntos de vista de los Proverbios y Eclesiastés.

El valor de la Escritura, sin embargo, no radica en su elegancia de estilo. Se encuentra en el hecho de que el gran Dios, el gobernador soberano de toda la creación, ha optado por escribir su Ley, su instrucción a los hombres revelándose a sí mismo y su propósito, en la lengua común de la gente en todo el mundo. Mientras más clara la Palabra y la ley del Altísimo, más apreciado el divino autor y dador de la ley y de más valor para la humanidad. Su Palabra se convierte como pan que puede alimentar a todos los paladares (Mateo 4:4).

Dios le da gran parte de su instrucción en símiles, parábolas, alegorías, metáforas, tipos, figuras y símbolos, proveyendo ilustraciones que prácticamente todo el mundo, sin importar su condición social o su posición, puede comprender. A esto añade verdaderos ejemplos, extraídos de la vida real de todo el espectro humano y vida espiritual a través  de vastas extensiones de tiempo. Tenemos acceso a la mismísima sabiduría de los siglos! La Biblia es una fuente de conocimientos especialmente útil sobre las relaciones, aplicable y práctica para cualquier persona que cree en cualquier momento en la historia humana.

Una gran parte de la instrucción bíblica refleja el ámbito agrícola. Dios se vale de aspectos familiares de la agricultura como las uvas, aceitunas, manzanas, higos, los bueyes, la mostaza, las granadas, trigo, maíz, cebada, flores, campesinos, arar, sembrar, plantar, cosechar, la fertilización, la lluvia a su tiempo, las malas hierbas y las semillas. Él utiliza estas ideas para ilustrar la enseñanza práctica moral y espiritual para los creyentes.

Como vehículo de enseñanza, el término general "fruto" se puede utilizar con más frecuencia que todos los términos de ganadería. En el plano físico, la fruta es generalmente considerada como el producto de la semilla de una planta. Muchos de estos son comestibles y muy agradables y nutritivos para comer. Mientras que la Biblia está de acuerdo con esto, también muestra frecuentemente el fruto como producto del esfuerzo o para dar un significado simbólico.

De modo que, nos encontramos con frases como, "fruto de los árboles del huerto" (Génesis3:2), "fruto de la tierra" (Génesis 4:3), y "fruto de tu vientre" (Génesis 30:2). En el Nuevo Testamento más que el antiguo, fruto a menudo se entiende simbólicamente como el producto de una vida ya sea bueno o malo, o una vida obediente o desobediente.

FRUTO COMO SIMBOLO

La enseñanza de Juan el Bautista a los fariseos y a los saduceos en Mateo 3:8 es un ejemplo de esto: "Haced pues, frutos dignos de arrepentimiento." Fruto simboliza la consecuencia o el producto de arrepentimiento. El fruto del arrepentimiento hacia Dios es, entre otras cosas, un cambio de actitud hacia El y su ley. Esto representa el apagar la enemistad de uno hacia él, así también como convertir la desobediencia a Su Palabra para obedecer. También puede indicar un cambio de estatus y la relación de hijo de Satanás (Juan 8:44) a hijo de Dios (Romanos 8:14).

Jeremías 6:19 es un claro ejemplo del Antiguo Testamento:

Oye, tierra. He aquí yo traigo mal sobre este pueblo, el fruto de sus pensamientos; porque no escucharon á mis palabras, y aborrecieron mi ley.

Calamidad es el efecto, el fruto de los malos pensamientos. La lección es clara: Calamidad de esta clase se inicia con los malos pensamientos, les siguen las malas acciones, produciendo experiencias amargas y dolorosas para el mismo y los demás. ¿Por qué no tratar de evitar el amargo fruto que producen los malos pensamientos y cambiar nuestros pensamientos hacia lo bueno?

Romanos 6:21-22 muestra la fruta como un producto, tanto en un sentido malo y lo bueno:

¿Qué fruto, pues, teníais de aquellas cosas de las cuales ahora os avergonzáis? porque el fin de ellas es muerte. Mas ahora, librados del pecado, y hechos siervos á Dios, tenéis por vuestro fruto la santificación, y por fin la vida eterna.

El contexto da respuesta a lo que la fruta simboliza en cada verso. En el versículo 21, el producto de las acciones de que ahora estamos avergonzados habría sido la muerte. Pero debido al llamado de Dios y nuestro posterior arrepentimiento, nuestro estado y su relación con El han cambiado y también ha cambiado lo que estamos produciendo con nuestras vidas. Ahora somos Sus siervos en lugar de siervos del pecado, produciendo frutos de santidad en lugar de la vergüenza y la muerte. Al final, Dios nos dará la vida eterna. La elección es nuestra. ¿Que frutos sería más bien tener, la vergüenza y la muerte o la santidad y la vida?

PRODUCIENDO UN BUEN FRUTO

La Biblia muestra que producir buenos frutos tiene, otras causas más específicas que el llamado de Dios y el arrepentimiento. Romanos 7:4-6 es un buen lugar para comenzar:

Así también vosotros, hermanos míos, estáis muertos á la ley por el cuerpo de Cristo, para que seáis de otro, á saber, del que resucitó de los muertos, á fin de que fructifiquemos á Dios. Porque mientras estábamos en la carne, los afectos de los pecados que eran por la ley, obraban en nuestros miembros fructificando para muerte. Mas ahora estamos libres de la ley, habiendo muerto á aquella en la cual estábamos detenidos, para que sirvamos en novedad de espíritu, y no en vejez de letra.

Vamos a añadir a esto Romanos 1:13, 15, donde tenemos que recordar que Pablo se dirige a la congregación en Roma, que él no había fundado ni visitado todavía:

Mas no quiero, hermanos, que ignoréis que muchas veces me he propuesto ir á vosotros (empero hasta ahora he sido estorbado), para tener también entre vosotros algún fruto, como entre los demás Gentiles… Así que, cuanto á mí, presto estoy á anunciar el evangelio también á vosotros que estáis en Roma.

El fruto que quería ver producido no era nuevas conversiones. Filipenses 4:17, donde Pablo instruye a la congregación a la que él se sentía especialmente cercano, ayuda a explicar lo que el apóstol quería decir: "No porque busque dadivas, sino que busco fruto que abunde en vuestra cuenta". Escribiendo a una congregación existente de personas convertidas, él quería  que exhibieran el fruto de justicia, haciendo uso de la fe en la Palabra de Dios (el evangelio). Ellos podrían hacer esto entregándose en obediencia a las instrucciones de Dios a través del poder y la guía de Su Espíritu en ellos.

Así como pastor o ministro, reclama que la fruta también sería suya, ya que se acumula en ellos como resultado de su enseñanza del evangelio en mayor detalle. La enseñanza en Romanos ejemplifica detalles de los mensajes que el habría dado por vía oral, como si él hubiera estado allí. Las buenas obras que ellos producen haciendo uso de la Palabra de Dios se le acumularían a él como el fruto de su trabajo para ellos. Cuando los estudiantes hacen bien, su éxito es el fruto del trabajo de un profesor.

Por el contrario, Filipenses 4:17 explica que Pablo no se está centrado en sí mismo en esto. Él anhela que ellos produzcan frutos a través de buenas obras para que puedan recibir los beneficios. El fruto se acumula en sus cuentas. Por lo tanto, para producir buen fruto se requiere una sólida instrucción de un profesor cualificado (Hechos 8:30-31), la Palabra de Dios, el Espíritu Santo, una mente creyente y receptiva y la aplicación de la instrucción.

PRODUCIENDO MUCHO FRUTO

En Juan 15:1, Jesús da comienzo a un mensaje con la vid como su ilustración. Él concluye diciendo en el versículo 8: "En esto es glorificado mi Padre, en que llevéis mucho fruto, y seáis así mis discípulos." En el versículo 16, El vuelve a mencionar la fruta en relación con su instrucción:

No me elegisteis vosotros á mí, mas yo os elegí á vosotros; y os he puesto para que vayáis y llevéis fruto, y vuestro fruto permanezca: para que todo lo que pidiereis del Padre en mi nombre, él os lo dé.

En este contexto, el dar fruto es generalizado. Incluye todo lo que produce como resultado de su trabajo de públicamente predicar el evangelio, sus servicios de pastorear a la iglesia, y su superación personal y crecimiento en la imagen de Dios. Todos ellos honran a Dios, al declarar el dramático cambio para bien que se lleva a cabo como resultado de estar conectado a la Vid y por lo tanto capaces de recurrir a Él y su poder para producir frutos.

El versículo 16 toca brevemente sobre la calidad de los frutos que Dios desea. Esto implica que los discípulos deben ser ricos en buenas obras y se esfuerzan en producir fruto que permanezca. Dios quiere que el fruto permanezca dentro de sí mismos (al asumir el carácter de Dios) y en otros (en conversiones para que la iglesia crezca y continúe).

El resto del verso enlaza la oración con respuesta directamente con la producción de frutos. Todos estamos llamados a participar en la obra de la iglesia, aunque sólo sea para orar por ella. Dios no ha llamado a todos a trabajar en la vanguardia de la evangelización como apóstoles. Sino porque Dios ha llamado y elegido a todos nosotros, sobre nosotros recae la responsabilidad de producir frutos en el ámbito de nuestro lugar en el cuerpo y así que todos glorifican a Dios.

LOS FRUTOS DEL ESPIRITU

Los frutos que más nos preocupan son los enumerados en Gálatas 5:22-23, donde Pablo escribe: "Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, dominio de sí mismo. Contra tales cosas no hay ley. "

Estas cualidades o virtudes son producidas por la acción del Espíritu Santo en nosotros. Se dan en una persona que, por fe, obedece la Palabra de Dios a través de la orientación y el poder del Espíritu de Dios. Claramente, los elementos de esta ecuación deben ser utilizados para que el genuino fruto se produzca - La Palabra de Dios, Su Espíritu, la fe y la obediencia a la Palabra de Dios. Estos, junto con algunos otros, producen los principales frutos de justicia.

GUIADOS POR EL ESPIRITU

Pablo escribe en Romanos 8:14: "Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, estos son los hijos de Dios". Gálatas 5:18 es especialmente útil en la comprensión de los frutos del Espíritu, enseguida Pablo directamente precede a nombrarlos: ". Pero si sois guiados por el Espíritu, no estáis bajo la ley" Ser guiados por el Espíritu es un precursor necesario para producir el fruto del Espíritu en nosotros.

Note que el versículo dice "guiado", no arrastrado, forzado, impuesto o imputado. Esto complementa lo que Jesús dice en Juan 16:13:

Pero cuando viniere aquel Espíritu de verdad, el os guiará á toda verdad; porque no hablará de sí mismo, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que han de venir.

Algunos de los verbos en esta frase son interesantes. "Guía", "habla" y "hace saber" muestra que Dios ha elegido persuadirnos en vez de obligarnos. Además, dan una especial impresión de que los seguidores y oyentes tendrán que hacer algo por su cuenta.

Ellos tendrán que tomar decisiones, prestar atención a lo que se dice o se escribe, y establecer sus voluntades y dar seguimiento a sus decisiones con el fin de acompañar y aprender de él Guía. Sin ellos, no van a producir frutos, porque están haciendo insuficiente o actividades erróneas.

Un maestro no puede imponer el conocimiento, comprensión y sabiduría a un estudiante. El estudiante debe cooperar en el proceso. Sin esto, poco o nada de fruto se produce. La Biblia muestra el Espíritu de Dios como influyente, sugerente y, si optamos por permitirle, a dominar, tal vez incluso a controlar nuestras vidas. Esto es bueno porque Dios es bueno, y si vamos a someternos, el fruto de su Espíritu se producirá en nuestras vidas.

¿Somos conscientes de que una fuerza divina nos está alejando de las pasiones y la corrupción de las vanidades de este mundo? ¿Somos conscientes del deseo de ceder a esa influencia y ser conducido por el camino de santidad y vida? ¿Resistimos, o seguimos con alegría y con energía, mortificando el orgullo, dominando las pasiones, destruyendo la lujuria, humillando la ambición sofocando los chismes, y aniquilando el amor por las riquezas y las modas de este mundo?

Dios no nos llevará por mal camino. Nuestro verdadero amor,  gozo y paz consiste sólo en someterse enteramente a Él y estar dispuestos a ser guiados e influidos por Su mano invisible. Ser guiados por el Espíritu es elegir de manera consciente a someterse a la Palabra de Dios.

EL PODER DE DIOS

El Espíritu Santo es descrito generalmente como el poder de Dios, que es sin duda correcto, pero el poder se presenta en varias formas. Hay un flujo de energía causada por el movimiento de un objeto. Así como Dios utiliza el agua para ilustrar un aspecto del Espíritu Santo (Juan 7:37-39). Hay sanidad y poder nutritivo, también Dios utiliza el aceite como símbolo de su Espíritu. Palabras, símbolos que usamos para representar ideas, la materia prima de nuestros pensamientos, tiene gran poder para influenciar. Así, Dios dice a través de Jesús de que sus palabras "son espíritu y son vida" (Juan 6:63).

Palabras nos dan el poder de comunicar ideas de una mente a otra o a muchas mentes. Estas llevan el poder para instruir, estimular, desalentar, apaciguar, la ira, difamar, inspirar, emocionar, crear o destruir. Estas pueden hacer que una persona cambie de opinión, motivar a que se detenga o a que se mueva, hacer, deshacer o rehacer. El poder de las palabras es casi ilimitado.

Si examinamos el fruto del Espíritu, nos encontramos con que todos ellos tienen algo que ver con nuestras mentes. Las palabras son en gran parte el material de trabajo de la mente y por lo tanto juegan un papel muy importante en lo que la persona produce con su vida. No es casualidad que Jesús es la Palabra de Dios y la Biblia, la revelación escrita de Dios y Su propósito, ¡también es la Palabra de Dios! Dios está tratando de decirnos algo. Él está interesado en nuestras mentes porque lo que sucede en ellas se determinará lo que producimos con nuestras vidas. ¿Será fruto para vida eterna, o fruto que lleva a la muerte?

No podemos pensar con lo que no tenemos. Si no tenemos el material adecuado en la que basar nuestros pensamientos, ¿cómo podemos producir lo correcto? Siempre estamos, ya sea indigente o rey, limitados por lo que está en nuestra mente. Pablo muestra en Efesios 2:1-3:

Y el os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados, en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia, entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás.

Esto nos revela que todo ser humano que haya vivido (excepto Jesús) ha sido esclavo de una forma de pensar generado por el príncipe de la potestad del aire, Satanás. Debido a esto, cumplíamos los deseos de nuestra carne y nuestra mente. En efecto, porque nuestra mente tenía poco con que trabajar, ¡no podíamos producir otra cosa! Habíamos producido frutos de un espíritu, pero no del Espíritu de Dios.

I Corintios 2:7-8 aclara lo siguiente:

Más hablamos sabiduría de Dios en misterio, la sabiduría oculta, la cual Dios predestinó antes de los siglos para nuestra gloria.  La que ninguno de los príncipes de este siglo conoció; porque si la hubieran conocido, nunca hubieran crucificado al Señor de gloria.

Tomando a aquellos que mataron a Cristo como ejemplo, Pablo muestra que todo el mundo ha estado cautivo a la ignorancia de Dios y su camino. La sabiduría de Dios estaba oculta "a los príncipes de este siglo." Si la hubieran tenido, sus mentes habrían tenido el material para llegar a una conclusión muy diferente acerca de qué hacer acerca de Cristo. Se habría producido un resultado diferente.

La sabiduría de Dios estaba ocultada de nosotros también hasta que Dios comenzó a guiarnos con su Espíritu. I Corintios 2:10-12 nos informa del cambio que esto ha obrado en nuestras vidas:

Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu. Porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios. Porque ¿quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios. Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que proviene de Dios, para que conozcamos las cosas que se nos han dado gratuitamente por Dios.

Dios había anunciado el evangelio por el medio de palabras. Hemos creído, y hemos sido liberados de la esclavitud del engaño e ignorancia espiritual por el llamado de Dios y el perdón a través de la sangre de Cristo, ahora tenemos acceso a una dimensión nueva y infinitamente más grande de la vida. Más allá de eso, ahora poseemos la materia prima para que nuestras mentes produzcan el fruto del Espíritu de Dios.

I Corintios 2:13-14 agrega:

Lo cual también hablamos, no con palabras enseñadas por sabiduría humana, sino con las que enseña el Espíritu, acomodando lo espiritual a lo espiritual. Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente.

Sin el Espíritu de Dios, fuimos limitados a producir cosas sólo dentro de las capacidades del espíritu en el hombre, junto con la influencia de Satanás. A pesar de que podemos producir cosas materiales maravillosas, el fruto espiritual y moral era abrumadoramente malo. ¿Qué más puede el espíritu de Satanás producir? Pero ahora, como dice el refrán, "el cielo es el límite" porque el acceso al Espíritu de Dios nos da el poder (con su ayuda, por supuesto) para producir la vida que Dios mismo vive. La vida eterna.

¿PRODUCIR FRUTO CON ILUSIONES?

Sin embargo, hacer esto no será fácil porque el cristiano se convierte en un hombre con dos naturalezas. La vieja naturaleza, arraigada con los patrones de pensamiento y hábitos aprendidos en este mundo, que se encuentra bajo la influencia del Maligno (I Juan 5:19), y la nueva naturaleza divina, recibida como un nuevo nacimiento de Dios (II Pedro 1:3-4), existen juntos. Estas dos son antagonistas irreconciliables, con el cristiano en el medio, obligados a tomar decisiones entre ellas.

En Gálatas 5:16-17, Pablo dice:

Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne. Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis.

Una vez más, el contexto en que aparecen estos versos es importante para entender la producción del fruto del Espíritu. Esto precede inmediatamente a la lista de los frutos del Espíritu, que muestra que Pablo quiere decir que van a ser producidos a través de mucho conflicto interno.

Esto es verdad, porque la obediencia a la Palabra de Dios es necesaria para producir el fruto del Espíritu, el cristiano está siendo empujado o dirigido en dos direcciones. Uno trata de hacer que satisfagamos los deseos de nuestra vieja naturaleza, y el otro nos guía a producir el fruto de la nueva. Pablo expresa su experiencia con esto en Romanos 7:15-19:

Porque lo que hago, no lo entiendo; pues no hago lo que quiero, sino lo que aborrezco, eso hago. Y si lo que no quiero, esto hago, apruebo que la ley es buena. De manera que ya no soy yo quien hace aquello, sino el pecado que mora en mí. Y yo se que en mi, (esto es, en mi carne), no mora el bien; porque el querer el bien está en mi, pero no el hacerlo. Porque no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero, eso hago.

Los cristianos, como Martín Lutero dijo: "No son madera y piedras." Como seres humanos, somos criaturas de los deseos, impulsos y emociones. Ciertamente, a medida que aprendemos a caminar en el Espíritu, cada vez más sometemos nuestra carne. Sin embargo, la carne y el Espíritu se mantienen, y el conflicto entre ellos es feroz y sin tregua.

No tenemos que desanimarnos por este conflicto, sin embargo, porque Pablo también nos da una solución muy esperanzadora. En Romanos 7:24-25, exclama: "¡Miserable hombre que soy! ¿Quién me librará de este cuerpo de muerte? ¡Doy gracias a Dios, por Jesucristo nuestro Señor! Así que, con la mente yo mismo sirvo a la ley de Dios, pero con la carne a la ley del pecado."

Todo cristiano tratando de producir el fruto de Dios experimentará la combinación de las lamentaciones sobre pecado y la expresión alegre de gratitud por la certeza de la liberación. Los inconversos no sienten la agónica lucha contra el pecado con la misma intensidad que los conversos. Los conversos tienen su paz perturbada y pueden  sentirse desgraciados en sus conciencias.

Pero esto también tiene un lado bueno. Sabemos que es degradante para la naturaleza divina, y nos humilla, saber muy bien que hemos sucumbido a las malas pasiones. Entonces podemos, comprender más plenamente que la ley no puede venir en nuestra ayuda, ni ningún hombre, y nuestra fuerza ya nos ha traicionado. Por lo tanto, si realmente deseamos glorificar a Dios y producir fruto espiritual, este conflicto nos llevará a Dios en oración sincera por la fuerza que sólo Él puede dar. La Palabra de Dios y, eventualmente, nuestra experiencia demuestra que sin Cristo, ¡no podemos hacer nada!

UN FRUTO SINGULAR

Puede ser útil tener en cuenta que Pablo escribió "fruto" en singular, lo que indica que debemos entender que el fruto tiene un número de componentes, pero al mismo tiempo, todos ellos serán producidos dentro de cada persona que el Espíritu conduce. Esto no quiere decir que cada componente será en proporciones exactamente igual como tantos gajos de una naranja. Tampoco se da ninguna indicación de su cantidad o calidad en cada persona. Sin embargo, esto debería animarnos a que sepamos que una parte de cada uno de ellos se producirá.

Pablo se refirió intencionadamente a la fuente de el fruto como "del Espíritu" para hacernos completamente conscientes de que estas cualidades no se derivan de nuestra naturaleza. Los vicios o las "obras de la carne" que figuran en Gálatas 5:19-21 son el producto de nuestro corazón humano. Pero el fruto espiritual se produce por medio de una influencia "extranjera”, la agencia del Espíritu Santo. Incluso después de la conversión de nuestro corazón no es el origen de este fruto espiritual.

Un último factor a considerar es que Pablo nombra nueve cualidades. Este se divide claramente en tres grupos generales, cada uno compuesto por tres cualidades. Por supuesto, podemos esperar cierto grado de cosas comunes de aplicación entre los grupos, pero en general el primer grupo - el amor, la alegría y la paz representan la mente de un cristiano en su aspecto más general, con especial énfasis en la relación con Dios. El segundo grupo – la paciencia, la amabilidad y la bondad contienen las virtudes sociales en relación con nuestros pensamientos y acciones hacia el prójimo. El último grupo, la fidelidad, mansedumbre y dominio de sí mismo -revela cómo un cristiano debe ser en sí mismo, con matices de su fiabilidad espiritual y moral.

Cada una de estas virtudes es una cualidad que debemos en gran medida  desearlas, porque sin ellas, no podemos reflejar bien la mente y el camino de Dios. El fruto del Espíritu refleja las virtudes que Dios manifiesta a la humanidad. En efecto, cuando Jesús se hizo hombre, fue por su manera de vivir que glorifico a nuestro Padre en el cielo. Dios, por supuesto, es mucho más que esta breve lista describe. Pero, buscando primero el Reino de Dios y su justicia a través de rendirse a su Palabra se producirán estas características de Dios en nosotros. Entonces, al llegar a ser como Cristo, nosotros, como Él, glorificamos  a Dios.




The Berean: Daily Verse and Comment
The Berean: Daily Verse and Comment

Daily Verse and Comment

Looking for More?

Receive Biblical truth in your inbox—spam-free! This daily newsletter provides a starting point for personal study, and gives valuable insight into the verses that make up the Word of God. See what over 145,000 subscribers are already receiving.


 


© 1998 Iglesia del Gran Dios
PO Box 471846
Charlotte, NC  28247-1846
(803) 802-7075

Back to the top



 

Privacy Policy
Close
E-mail This Page