Bible Heroes
Bible Heroes

Share this on FacebookGoogle+RedditEmailPrinter versionSend to Kindle

El fruto del Espíritu:
Gozo

Por
Forerunner, "Personal," abril1998

La Santa Biblia - Antigua Versión de Casiodoro de Reina (1569) Revisada por Cipriano de Valera (1602)

¿Hay alguien en la tierra que no quiere vivir confiadamente y con alegría? Sin lugar a dudas, de los siete mil millones de personas, algunos están tan decepcionado de la vida que preferirían estar muerto, un pensamiento que expresan en sus abatimientos, quejas e incluso a veces gruñón comportamiento. Sin embargo, debe ser un número insignificante en contraste con aquellos que sinceramente desean poseer la alegría desbordante de la abundancia.

En los Estados Unidos, uno de los documentos fundamentales de nuestra nación, el preámbulo de la Declaración de Independencia, se afirma que "estamos dotados por nuestro Creador con ciertos derechos inalienables, la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad." Esto fue escrito en 1776, y desde entonces, los estadounidenses han perseguido seria y celosamente la felicidad con ¡mayor vigor que tal vez todas las demás naciones sobre la faz de la tierra!

Tal vez la búsqueda de la felicidad ha llegado a un pico en términos de la mayor cantidad en la historia de forma diligente persiguiendo después de él. Estadounidenses, sin embargo, no están solos en esto, porque esta búsqueda es un impulso innato en la naturaleza misma de cada hombre. No importa de qué raza somos, cuando vivimos, si estamos bien educados o ignorantes, calificados, calificados a media o no calificados del todo, hombre o mujer, alto o bajo, sano o enfermo, de clase rica, media o pobre. Todo el mundo quiere ser feliz y lo busca en diferentes formas e intensidades.

Algunas culturas, como las de Roma y Grecia durante sus descensos, son notorias por sus búsquedas de placer, llegaron a tales niveles que sus fiestas, a veces duraban una semana o más, recibiendo el nombre de "orgías" o "orgías bacanales." Por supuesto, la búsqueda de la felicidad no se limita a esas ocasiones, pero se erigen como ejemplos notables de cómo algunos tratan de llenar ese espacio vacío en el interior.

Otros han buscado la felicidad a través del entretenimiento o en cierto artista que "aman". Algunos buscan la felicidad en los deportes, pasatiempos, viajes, baile, moda, en mejorar la casa, la riqueza, status, alcohol, alimentos y medicamentos. Todas fallan, excepto por un breve período de satisfacción y sentido de bienestar.

SALOMON Y EL GOZO

El rey Salomón llevó a cabo una serie de experimentos en una búsqueda para descubrir por experiencia práctica y el análisis de cómo sacar el máximo provecho y lo mejor de la vida. Sus experimentos incluyen algunas de las áreas mencionadas anteriormente. Cuando Salomón describió los parámetros de su búsqueda de encontrar sentido en la vida, usaba palabras que se traducen en castellano como "alegría", "risa" y "placer", todo lo que normalmente asociamos con gozo. Aún más interesante es que la palabra traducida como "alegría" en Eclesiastés 2:1 es la palabra hebrea simha, la palabra más frecuentemente traducido como "gozo" en todo el Antiguo Testamento.

Eclesiastés 2:1-11 registra:

Dije yo en mi corazón: "Ven ahora, te probaré con alegría, y gozaras de bienes", mas he aquí, esto también era vanidad. A la risa dije: Enloqueces; y al placer: "¿De qué sirve esto?" Propuse en mi corazón agasajar mi carne con vino, y que anduviese mi corazón en sabiduría, con retención de la necedad, hasta ver cual fuese el bien de los hijos de los hombres en el cual ocuparan debajo del cielo todos los días de su vida. Engrandecí mis obras, edifique para mi casas, plante para mi viñas. Me hice huertos y jardines, y planté en ellos árboles de todo fruto. Me hice estanques de agua, para regar de ellos el bosque donde crecían los árboles. Compre siervos y siervas, y tuve siervos nacidos en casa. También tuve posesión grande de vacas y de ovejas, más que todos los que fueron antes de mí en Jerusalén. Me amontone también plata y oro, y tesoros preciados de reyes y de provincias; me hice de cantores y cantoras, de los deleites de los hijos de los hombres, y de toda clase de instrumentos de música. Y fui engrandecido y aumentado más que todos los que fueron antes de mí en Jerusalén; a más de esto, conserve conmigo mi sabiduría. No negué a mis ojos ninguna cosa que desearan, ni aparté mi corazón de placer alguno, porque mi corazón gozó de todo mi trabajo, y esta fue mi parte de toda mi faena. Miré yo luego todas las obras que habían hecho mis manos y el trabajo que tome para hacerlas; y he aquí todo era vanidad y aflicción de espíritu. Hay sin provecho debajo del sol.

En los versículos 20, 22-23, 25, Salomón escribe algunas conclusiones más después de meditar sobre varios otros análisis de la sabiduría y el trabajo:

Volvió por tanto a desesperanzarse mi corazón acerca de todo el trabajo en que me afane, y en que había ocupado debajo del sol.... Porque ¿que tiene el hombre de todo su trabajo, y de la fatiga de su corazón, con que se afana debajo del sol? Porque todos sus días no son sino dolores, y sus trabajos molestias; aun de noche su corazón no reposa. Esto también es vanidad.... Porque ¿quien comerá, y quien se cuidara, mejor que yo?

Salomón reconoce que su búsqueda lo recompensó con una cierta alegría, pero aún así resultó insatisfactoria. Podríamos pensar que con toda su riqueza, buena salud y una mente perspicaz, habría tenido gozo en abundancia. Lo que él logró, sin embargo, no lo dejó con una sensación permanente de bienestar, porque su búsqueda continuó después de que este experimento terminó. Parece tan frustrado que dice que debemos aprovechar la alegría del momento y estar contento con él (versículo 24). Su conclusión final, que se encuentra en el versículo 26, es que Dios determina si experimentamos gozo.

¿A QUE SE DEDICA LA GENTE?

¿El hecho de que la gente se ríe y diligentemente buscan la risa indica que están experimentando gozo? Proverbios señala que la risa y el placer a menudo esconden tristeza y dolor (14:13). De hecho Proverbios frecuentemente ilustra a tontos riéndose en el camino a la destrucción (10:23, 26:19, 29:9). La sabiduría también se ríe (1:26). Proverbios muestra que la diferencia entre el tonto y el sabio es el momento de la risa, su causa y su objeto. Hay un tiempo para la risa (Eclesiastés 3:4), pero lo que Salomón registra, muestra que sólo porque una persona ríe, no significa que está experimentando el gozo bíblico. Muchas otras escrituras dan eco a la conclusión de Salomón.

¿Podría el mundo tener en cuenta el objetivo equivocado en su loca búsqueda por la felicidad? Como vimos en el artículo anterior, el amor bíblico es muy diferente del concepto de este mundo de amor. El amor bíblico es guardar los mandamientos de Dios (I Juan 5:3). Es el producto del Espíritu Santo de Dios derramado en nuestros corazones y nuestra entrega a su dirección. No surge de manera natural dentro de nosotros y con frecuencia nos obliga a poner nuestra voluntad y hacer sacrificios. Podemos ver esto claramente en el requisito de Jesús de amar a nuestros enemigos.

Puesto que el amor es un fruto, un producto, del Espíritu Santo de Dios, ¿podría su compañero el gozo producirse en nosotros de manera diferente? Como el amor, el gozo no es el producto de la mente natural, sino el producto del sobrenatural Espíritu Santo de Dios. Si no es un producto de la mente natural, entonces, aparte de seguir la guía del Espíritu Santo sólo produce imitaciones muy limitadas y pálidas de lo que Dios experimenta por naturaleza y desea fervientemente que este en nosotros.

David escribe: "Me mostraras la senda de la vida, en tu presencia hay plenitud de gozo; delicias a tu diestra para siempre" (Salmo 16:11). Es interesante comparar nuestro gozo con el continuo gozo de Dios y al mismo tiempo pensar en lo que destruye la alegría para nosotros. Mientras que somos seres humanos, la alegría disminuye y termina con el tiempo. Nos damos cuenta de esto aun cuando lo estamos experimentando. He tenido varios automóviles nuevos. Cada vez que traigo uno nuevo a casa, lo recibo con alegría, como si tuviera un juguete nuevo. Pero en cada caso, finalmente tengo la misma actitud hacia el nuevo coche como antes tenía hacia el viejo. La alegría había desaparecido, y el coche nuevo no es más que una herramienta para llevarme de un lugar a otro.

No importa lo seguro que la fuente de nuestra alegría parezca, sabemos que la alegría no dura mucho tiempo. Podemos morir, una pareja o un amigo que nos trae felicidad puede morir; el buen estado de salud cesa; comodidades desaparecen; tragedias sociales y los desastres naturales destruyen las cosas amadas, las propiedades se deprecian y se desgastan, y nuestros sentidos se embotan por lo que no podemos ver, oír, saborear, sentir u oler como una vez lo hicimos (II Samuel 19:31-35).

El Dios que creó todo está al tanto de todas las tragedias humanas que se han desarrollado ante sus ojos durante los últimos 6.000 años, y aún encuentra motivos para estar alegre. Nuestro gran Dios no encuentra la alegría en las propias tragedias. Su Palabra registra momentos en los que expresó su pesar, la tristeza o la ira sobre la conducta de la humanidad, y sin embargo, todavía experimenta una alegría vibrante y duradera. Esto parece implicar que su alegría generalmente emana de diferente fuente que la de la humanidad. Este es el gozo que debemos buscar.

DEFINICION DE GOZO

Diccionario del Nuevo Mundo Webster define el gozo como sinónimo de "feliz", "contento" y "alegre". Un tesauro se relaciona con la "alegría", "éxtasis", "satisfacción" y "placer". Webster específicamente lo define como "una sensación de estar muy contento, la felicidad, placer, deleite." También se refiere a la fuente o causa de placer.

Estas definiciones sólo definen la expresión maravillosa de la emoción. Ellos no tienen en cuenta las causas del gozo, las circunstancias en que se expresa o su duración. En estas áreas, la Biblia presenta una virtud mucho más compleja de lo que indican estas definiciones.

Recientemente, el estado de Texas ejecutó a una mujer por asesinato. Su ejecución fue ampliamente difundida porque varios grupos apelaron al gobernador George W. Bush de conmutar su sentencia. Un elemento que la asesina mencionó al dar su testimonio se refiere a este tema. Señaló que en su estado de ánimo inducido por drogas, mientras mataba a dos personas con una piqueta, experimentó una emoción sexual cada vez que llevó a la piqueta en el cuerpo de su víctima. ¡Ella en realidad sentía una satisfacción placentera en matar!

Este horripilante asesinato establece que la causa de la alegría, o tal vez cualquier otra emoción debe ser una consideración importante en la comprensión bíblica de gozo. Nuestras mentes pueden llegar a ser tan torcidas en su respuesta a los estímulos que lo que sentimos o lo que otro ve en el exterior no se puede confiar ciegamente como la respuesta justa de una causa justa. La causa puede ser la razón de que la alegría no es ni permanente ni satisfactoria.

Por lo tanto, la Biblia tiene una visión oscura de la alegría o la risa, mostrando que mucha risa tiene sus raíces en el desprecio o la locura. Muchos en el mundo disfrutan de las molestias, la estupidez o la vergüenza, de otra gente, incluso, riéndose a carcajadas de su exposición. Dios advierte en Proverbios 24:17-18:

Cuando cayere tu enemigo, no te regocijes, y cuando tropezare, no se alegre tu corazón; no sea que Jehová lo mire, y le desagrade y aparte de sobre él su enojo.

Debido a que es natural hacerlo así, ¡muchos hacen precisamente lo que Dios advierte que no se haga! Dios implica que Él hará que Su ira salga del enemigo y venga a nosotros. En Las Notes de Barnes comenta que la alegría de este tipo podría ser suicida.

Las definiciones de griego y hebreo de la palabra traducida como "alegría" y sus sinónimos son prácticamente las mismas que sus homólogos en castellano, a excepción de uno cuya definición específica no es "la alegría", pero "bendecidos". Esta palabra, el griego Makarios, revela mucho acerca de algunas de las principales fuentes de gozo bíblico. A menudo se presenta como la primera palabra en las Bienaventuranzas conocidas como parte de El Sermón del Monte, en Mateo 5:3: "Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos."

Strong's define esta palabra como "sumamente bendecido; por extensión afortunado, materialmente confortable, bendecido, feliz." La versión King James lo traduce como "feliz" cinco veces. En una referencia marginal, EW Bullinger en la Companion Bible dice que la palabra significa "feliz", y JB Phillips la traduce como tal en su Nuevo Testamento en Inglés Moderno.

Spiros Zodhiates 'Diccionario Completo del Estudio de la Palabra (p. 937) da una definición más completa:

Bendito, que posee la gracia de Dios, ese estado de ser marcado por la plenitud de Dios. Indica el estado del creyente en Cristo,. . ., dice de quien viene a ser partícipe de la naturaleza de Dios mediante la fe en Cristo. El creyente es habitado por el Espíritu Santo por causa de Cristo y, en consecuencia debe estar plenamente satisfecho sin importar las circunstancias. Makarios difiere de la palabra "feliz" en el que la persona es feliz quien tiene la buena suerte (de la raíz que significa suerte como una circunstancia favorable). Para ser Makarios, bendito, es equivalente a tener el reino de Dios dentro de nuestro corazón. Aristóteles contrasta makarios con endees, el necesitado. Makarios es el que está en el mundo, pero independientes del mundo. Su satisfacción viene de Dios y no de circunstancias favorables.

La Biblia Amplificada (en Ingles) traduce Mateo 5: 3 como:

Bienaventurados (felices, envidiable, y espiritualmente prósperos, con la vida, la alegría y la satisfacción en el favor de Dios y la salvación, independientemente de sus condiciones externas) son los pobres en espíritu (los humildes, insignificantes a sus propios ojos), porque de ellos es el reino de los cielos.

El versículo 5 dice: "Bienaventurados (felices, alegres, felices, prósperos espiritualmente)..." y el versículo 9: "Bienaventurados (disfrutando de envidiable felicidad, prósperos espiritualmente)...."

Parece que para nosotros experimentar el gozo bíblico, el fruto del Espíritu de Dios, necesitamos santas cualidades internas que nosotros no poseemos por naturaleza. Como con el amor, porque ese amor que brota de nosotros, por naturaleza, no es sino un pálido reflejo del amor de Dios, así también con el gozo. Si no llegamos al punto en que por la fe estamos muy seguros de la presencia de Dios en nuestra vida, de su providencia hacia nosotros en el pasado, presente y futuro, no vamos a experimentar la plenitud duradera de satisfacción que Dios quiere que tengamos.

¿GOZO DE CORTA DURACION?

La alegría de un cristiano puede ser tan corta como la de cualquiera en el mundo si la buscamos igualmente como el mundo lo hace. Alegría bíblica es un fruto, un subproducto, una bendición adicional, no el fin en sí mismo. Que fluye hacia dentro y crece dentro de la persona cuya vida y las energías no se concentran únicamente en estar "alegre". Las vidas de aquellos en el mundo que tan celosamente la persiguen, esto mismo prueba este punto. Si la siguen persiguiendo, quiere decir que aun no la tienen. La Palabra de Dios también corrobora esto.

En este sentido, tenemos que estar conscientes de un peligro inherente en la época de las fiestas: que nuestra búsqueda de la alegría no oscurezca los elementos más importantes. El Salmo 81 es un salmo del festival, y los versículos 1-4 nos invitan a disfrutar de las fiestas de Dios completamente:

Cantad con gozo a Dios, fortaleza nuestra; Al Dios de Jacob aclamad con júbilo. Entonad canción y la tañed el pandero, el arpa deliciosa y el salterio. Tocad trompeta en la nueva luna, en el día señalado, en el día de nuestra fiesta solemne. Porque estatuto es de Israel, Ordenanza del Dios de Jacob.

Dios nos ordena que nos alegraremos en su fiesta (Deuteronomio 14:26), pero el Salmo 81:8-10 nos advierte que debemos recordar ciertas cosas para que su propósito real no se pierde en un acuerdo sin pensar en este mandato:

¡Oye, pueblo mío, y te amonestare! ¡Israel, si me oyeres! No habrá en ti dios ajeno, ni te inclinaras a dios extraño. Yo soy Jehová tu Dios, que te hice subir de la tierra de Egipto, abre tu boca, y yo la llenaré.

Dios sabe que, incluso entre su pueblo, la fragilidad humana puede abusar de las ocasiones festivas, ya que parece que nos invitan a jugar. La relajación y la diversión tienden a convertirse en el único interés. Porque, cuanto mayor es la alegría, más confusa se convierte la intención de Dios para la fiesta se convierte, y disminuye el valor espiritual de la fiesta misma. Dios nos recuerda el significado de nuestras canciones de alabanza para prevenir que nuestro gozo se convierta en alegría, la alegría se convierte en risa, la risa se convierte en jolgorio y la juerga se convierte en libertinaje. Y el gozo que Dio ha producido en nosotros se pierde.

"Escúchame mientras te regocijas", dice Dios. "Apártate completamente de la idolatría y recuerda que soy el Dios que te libro de tu esclavitud. ¡Abre tu boca y yo te alimentare!" Cuando seguimos la prescripción de Dios, Él nos dará de comer para que podamos experimentar la verdadera alegría y satisfacción. Dios remueve las cargas para hacer que el verdadero regocijo sea una realidad. Y continúa: "Yo te alimentaria con lo mejor del trigo, y con miel de la peña te satisfaría" (versículo 16). ¡Él deja claro que la verdadera alegría está en la calidad de nuestra relación con Él!

Nuestra relación con Él por medio de Jesucristo hace posible todas las maravillosas cualidades que figuran en las Bienaventuranzas (Mateo 5:1-12). "Bienaventurados los pobres en espíritu,... Los que lloran,... Los mansos,... Los que tienen hambre y sed de justicia", etc. Estas son algunas de las cualidades de aquellos que van a poseer el Reino de Dios. Trabajan para producir gozo, y en nosotros, son parte de la manifestación de la obra de Dios por su Espíritu.

El Gozo bíblico es inseparable de nuestra relación con Dios y nace de nuestro conocimiento y comprensión del propósito de la vida y la esperanza de vivir con Dios por la eternidad, cuando habrá gozo para siempre. Si Dios está realmente presente en nuestras vidas, la alegría que Él experimenta puede comenzar en nosotros (Salmo 16:11). El Gozo es el signo de que la vida ha encontrado su propósito, ¡su razón de ser! Esto también es una revelación de Dios, porque nadie puede venir a Él y encontrar el propósito de la vida a menos que Él, por su Espíritu, le llame y se lo revele (Juan 6:44; I Corintios 2:10).

Un buen número de versos muestran que la alegría de los hijos de Dios surge de fuentes distintas de las que el mundo busca. Observe cómo los primeros creyentes encontraron la alegría:

» Y perseverando unánimes cada día en el templo, y partiendo el pan en las casas, comían juntos con alegría y sencillez de corazón. (Hechos 2:46)

» Y llevándolos a su casa, les puso la mesa; y se regocijo con toda su casa de haber creído en Dios. (Hechos 16:34)

» Y vosotros vinisteis a ser imitadores de nosotros y del Señor, recibiendo la palabra en medio de gran tribulación, con gozo del Espíritu Santo. (I Tesalonicenses 1:6)

Estos versos indican hacia la misma general fuente de su alegría. Una vez que fueron llamados y escucharon el evangelio, creyeron y lo recibieron. Al arrepentirse, fueron perdonados, bautizados y recibieron el Espíritu Santo de Dios, y reaccionaron con alegría ante la revelación de, su propósito y en su comunión con Él en su obra maravillosa.

UNA TENDENCIA COMUN

Una característica que juega un papel importante hacia la producción de Gozo bíblico es común a todas las bienaventuranzas. Cada una contiene una medida de negación a sí misma, de abnegación. Cuando se consideran con versos contrastantes, surge una imagen clara de otra fuente de gozo. Uno de los amigos de Job le dice: "¿No sabes esto, que así fue siempre, desde el tiempo que fue puesto el hombre sobre la tierra, que la alegría de los malos es breve, y el gozo del impío por un momento?" (Job 20:4-5). Salomón añade: "La necedad es alegría al falto de entendimiento, mas el hombre entendido endereza sus pasos" (Proverbios 15:21).

Estos textos indican las causas que producen efectos opuestos. Negación de sí mismo hecho con el propósito de servir a Dios y al prójimo produce bendición sostenida, que nos lleva hacia el Reino de Dios por toda la eternidad. Mientras tanto, persiguiendo el placer egoísta de hecho va a producir gozo. El gozo posiblemente lo más largo que puede durar es hasta la tumba, pero la Biblia indica que será mucho más corto porque lo malo, y el egocentrismo es malo, tiene la tendencia devastadora de devorar a sus autores.

Esto es, sin duda, por qué el proverbio nos advierte que usemos nuestro entendimiento para andar en integridad. Esto está de acuerdo con las instrucciones de Pablo en Efesios 5:15-20:

Mirad, pues, con diligencia cómo andéis, no como necios sino como sabios, aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos. Por tanto, no seáis insensatos, sino entendáis de cuál sea la voluntad del Señor. No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución, antes bien sed llenos del Espíritu, hablando entre vosotros con salmos, himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor en vuestros corazones, dando siempre gracias por todo al Dios y Padre en el nombre de nuestro Señor Jesucristo.

"Gozo" no aparece en este pasaje, pero el propósito de Pablo es para enseñarnos cómo producir la sensación constante de bienestar que debe marcar una vida cristiana. Cuando una persona se siente bien acerca de la vida, acerca de quién es y qué es lo que está haciendo con su vida y hacia dónde se dirige, una sensación de alegría siempre está presente. Las instrucciones de Pablo son constantes en la producción de este.

"Andéis con diligencia" indica el guardar los mandamientos. Pablo nos aconseja hacer uso de nuestro tiempo para que produzcamos ganancias, teniendo en cuenta el estado de este mundo. Él nos advierte que no seamos necios, y siempre tener en cuenta, buscar y centrarnos en el propósito que Dios está llevando a cabo. Luego en el versículo 18 hace un contraste interesante que envuelve directamente a la producción de este gozo que debe acompañar la vida de cualquiera que preste atención a estas instrucciones.

El verso contiene un juego de palabras. No es una casualidad que el alcohol se asocia con "Espíritu". El consejo de Pablo no es la alegría en lo sensual, egoísta, las cosas del mundo que producen la disipación y el libertinaje, sino más bien ser llenos del Espíritu, cantando y meditando en la Palabra de Dios, dando gracias en toda circunstancia. Esta fórmula está garantizada para producir una sensación constante de bienestar, ya que elimina el egoísmo natural de nuestras vidas y lo reemplaza con una vida centrada en Dios y en glorificarlo a él. Esto permite que la alegría sea el fruto, la bendición del Todopoderoso, en lugar del objeto directo de nuestra búsqueda.

ORIGEN Y CAUSA REVELADA

Este mundo, con su multitud de problemas insolubles, no es un lugar de alegría. Todos debemos vivir anticipando desastres, simplemente porque sabemos que han ocurrido con tanta frecuencia a tantos. La enfermedad destruye las vidas de multitudes. Posible guerra y violencia en las calles causan miedo en nuestros corazones. Desánimo por las dificultades de llegar a fin de mes, o incluso de tener suficiente para comer o un lugar cálido y seco para vivir, se opone a la felicidad de millones de personas. ¿Cuántas vibrantes vidas han sido cortadas por accidentes o por desastres naturales? A excepción de breves periodos, el estado actual de este mundo y la historia son prueba suficiente de que la humanidad no sabe cómo producir alegría.

David escribe en el Salmo 4:5-8:

Ofreced sacrificios de justicia, y confiad en el Señor. Muchos son los que dicen: "¿Quién nos mostrará el bien?" Alza sobre nosotros, oh Jehová, la luz de tu rostro. Tú diste alegría a mi corazón, mayor que la de ellos cuando abundaba su grano y su mosto. En paz me acostare y asimismo dormiré, porque sólo tú, Jehová, me haces vivir confiado.

Dios mismo y nuestra relación con Él son la fuente y la causa de la verdadera alegría que podamos tener. Fíjese en estos pasajes:

» Y todo Judá y los de Jerusalén, y Josafat a la cabeza de ellos, volvieron para regresar a Jerusalén gozosos, porque Jehová les había dado gozo liberándolos de sus enemigos. (II Crónicas 20:27)

» Y celebraron con regocijo la fiesta solemne de los panes sin levadura siete días, por cuanto Jehová los había alegrado, y había vuelto el corazón del rey de Asiria hacia ellos, para fortalecer sus manos en la obra de la casa de Dios, del Dios de Israel. (Esdras 6:22)

» Y sacrificaron aquel día numerosas víctimas, y se regocijaron, porque Dios los había recreado con grande contentamiento; se alegraron también las mujeres y los niños; y el alborozo de Jerusalén fue oído desde lejos. (Nehemías 12:43)

En cada caso, el incidente específico que haya causado su alegría es menos importante que el hecho innegable de que, para aquellos que tienen una relación con Dios a través de un pacto, Dios mismo, junto con el rendimiento hacia él dentro de su objetivo, es la fuente y la causa de la alegría. Esto es vital para comprender porque señala una de las principales causas de la alegría bíblica.

LA OBRA DE DIOS

Cualquiera puede experimentar alguna forma de alegría. Como ya hemos visto, la alegría, incluso puede surgir de las perversiones tan horribles como asesinar brutalmente a otra persona creada a imagen de Dios. Los más grandes de los gozos, sin embargo, son los que surgen cuando estamos tan absortos en alguna tarea creativa que nos hace libres de preocupación por nosotros mismos. El interés propio es el que nos trae tristeza, embotando las posibilidades de una vida gozosa.

Podemos buscar la alegría, pero no podemos encontrar el verdadero gozo sólo en la búsqueda de excitación placentera. Lo que trae mejores resultados y más alegría continua son las actividades altruistas. La verdadera alegría se puede buscar, pero hay que buscarla a la manera de Dios. Debe surgir como producto de rendimiento de todo corazón con el propósito creativo que Dios, el Maestro Creador, está trabajando en nuestras vidas.

El gozo que es fruto del Espíritu de Dios tiene sus raíces en la realización del propósito de Dios y su manifestación exterior que nos transforma en su imagen. El gozo bíblico comienza cuando Dios llama, y nosotros escuchamos el evangelio, lo entendemos y lo creemos. Note esto en Isaías 61:1-3, lo que Jesús citó al inicio de su ministerio:

El Espíritu de Jehová el Señor está sobre mí, porque me ungió Jehová; me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos, a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos, y a los presos apertura de la cárcel; a proclamar el año de la buena voluntad de Jehová, y el día de venganza del Dios nuestro; a consolar a todos los enlutados; a ordenar que a los afligidos de Sion se les dé gloria en lugar de ceniza, óleo de gozo en lugar de luto, manto de alegría en lugar del espíritu angustiado; y serán llamados árboles de justicia, plantío de Jehová, para gloria suya.

Esto es sólo el principio, porque el proceso continúa. Pablo escribe en Romanos 5:11:

Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en Dios por el Señor nuestro Jesucristo, por quien hemos recibido ahora la reconciliación.

Escuchar y creer el evangelio lleva al arrepentimiento, el perdón y la reconciliación con Dios. El apóstol añade en I Tesalonicenses 1:6, "Y vinisteis a ser imitadores de nosotros y del Señor, recibiendo la palabra en medio de gran tribulación, con gozo del Espíritu Santo."

Isaías dedica gran parte de su libro a mostrar este proceso de transformación como el rendimiento de las personas a ser convertidas en la imagen de Dios como el precursor o el motivo de alegría. Por ejemplo, Isaías 51:10-11 es típico:

¿No eres tú el que secó el mar, las aguas del gran abismo; el que transformó en camino las profundidades del mar para que pasaran los redimidos? Ciertamente volverán los redimidos de Jehová; volverán a Sion cantando, y gozo perpetuo habrá sobre sus cabezas; tendrán gozo y alegría, y el dolor y el gemido huirán.

Isaías 55:12-13; 65:11-19 y muchos otros demuestran que ceder a el propósito de Dios y ser coinvertidos es la llave de la alegría bíblica, un fruto del Espíritu de Dios. Un hijo de Dios puede sufrir la decepción, la persecución y el dolor de una multitud de circunstancias en su vida, pero el gozo del Señor siempre lo levantara por encima de ellos, porque su alegría es mayor que cualquier circunstancia negativa que pueda ocurrir.

El gozo bíblico está ligado a nuestra relación con él y nuestra comprensión de lo que está sucediendo en nuestras mentes. Caminamos al ritmo de un tambor diferente de este mundo, ya que entendemos el propósito general de Dios. Sabemos que hemos sido perdonados y que tenemos un lugar en su propósito, porque ahora tenemos su Espíritu. No habrá nunca otra mayor experiencia de cambio de vida que pueda sucederle a un ser humano que cuando Dios llama y la comprensión amanece. Esto altera para siempre nuestro punto de vista sobre la vida misma y en las cosas que antes nos daban confianza de satisfacción.

A partir de entonces nuestro gozo debe surgir del rendimiento para cumplir con un gran propósito creativo de Dios y verlo cumplido. ¡Esta es la razón por la que hemos nacido! Debido a esto, podemos mirar hacia adelante a oír que él dice:

Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré. Entra en el gozo de tu señor. (Mateo 25:21)




The Berean: Daily Verse and Comment
The Berean: Daily Verse and Comment

Daily Verse and Comment

Looking for More?

Receive Biblical truth in your inbox—spam-free! This daily newsletter provides a starting point for personal study, and gives valuable insight into the verses that make up the Word of God. See what over 145,000 subscribers are already receiving.


 


© 1998 Iglesia del Gran Dios
PO Box 471846
Charlotte, NC  28247-1846
(803) 802-7075

Back to the top



 

Privacy Policy
Close
E-mail This Page